Entrades etiquetades com a ‘ recuperació de la memòria històrica ’

Proposición de Ley de modificación de la Ley 52/2007 de 26 de diciembre mediante la que se reconoce y amplía derechos y se establecen medidas a favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

El reciente Auto del Tribunal Supremo, de fecha 21/02/2011, por el que se rechaza la solicitud de revisión y la anulación de la Sentencia que condenó a pena de muerte a Miguel Hernández y que fue dictada en 1940 por los Tribunales creados tras el golpe de estado encabezado por el dictador Francisco Franco, pone de nuevo de manifiesto la necesidad democrática de una clara declaración de nulidad de todas las Sentencias que conllevaron las condenas declaradas injustas e ilegítimas por la Ley 52/2007.

El mencionado Auto judicial,  dictado por la Sala Militar del Tribunal Supremo, viene a otorgar la condición de acto de derecho en favor de la Sentencia que condenó a Miguel Hernández, al igual que ha ocurrido con todas las resoluciones judiciales precedentes que han negado sistemáticamente la revisión de las “sentencias” infames, mediante las que aquellos tribunales ilegítimos condenaron a los defensores de la legalidad democrática y de las libertades.

La declaración de nulidad de las ilegítimas e injustas Sentencias dictadas por los tribunales que aplicaron las normas e instrucciones de un gobierno y de unas instituciones ilegítimas, se convierte en un requisito para avanzar en el máximo resarcimiento posible a las víctimas del franquismo. No es suficiente con la obvia afirmación de que las Sentencias ilegítimas e injustas identificadas en la Ley 52/2007 ya no tienen vigencia jurídica. En muchos casos la muerte de los condenados agotó los efectos directos de las sentencias.

Lo que se pretende con la anulación de estas resoluciones judiciales es el reconocimiento expreso de que las mismas no pueden ser consideradas en ningún caso como actos de derecho, por lo que debe ser explícita su expulsión del ámbito de la justicia, para reubicarlas en el ámbito de la memoria histórica, como un ejemplo de las barbaridades que se cometen cuando se parte de las premisas de la intolerancia, del dogma infalible, del odio hacia el oponente político, del desprecio hacia la voluntad popular y de la venganza. La declaración vigente de ilegitimidad e injusticia respecto de las resoluciones judiciales y tribunales que impusieron condenas por motivos políticos, ideológicos o de creencia religiosa ha de considerarse como una premisa para la declaración de nulidad de dichas resoluciones judiciales y no como un cerrojo para evitar tal declaración.

La declaración de nulidad es una asignatura pendiente para la reparación de los inconmesurables daños causados por ese fanatismo intolerante que acabó violentamente con muchas vidas, que liquidó las libertades y derechos ciudadanos y que supuso una impresionante regresión política, social,  moral, cultural y económica, cuyos efectos todavía podemos encontrarlos en nuestra situación económica y social.

El principio de seguridad jurídica que sirve de bandera a quienes se han venido oponiendo a la revisión y anulación de los juicios injustos, no puede prevalecer sobre el principio de la justicia proclamado tanto por el artículo 1 de nuestra Constitución como por el conjunto de normas internacionales que protegen los derechos fundamentales de las personas. La seguridad jurídica nunca puede predicarse de actos que nunca han estado en el campo del derecho, puesto que han sido dictados a partir de la ruptura del estado de derecho diseñado por la Constitución y las leyes de la Segunda República Española. Lo que es ilegal en su raíz no puede resultar protegido por el principio de seguridad jurídica sobre la base del transcurso del tiempo.

Es cierto que la Ley de la Memoria Histórica supuso un importante paso adelante al reconocer y declarar expresamente “el carácter radicalmente injusto de todas las condenas, sanciones y cualesquiera formas de violencia personal producidas por razones políticas, ideológicas o de creencia religiosa, durante la Guerra Civil, así como las sufridas por las mismas causas durante la Dictadura”. Esta declaración es consecuencia del reconocimiento por la misma Ley de que los Tribunales franquistas eran “contrarios a Derecho”, es decir, ilegales en cuanto sustituyeron por la fuerza a la legalidad y las instituciones republicanas. Y eso significa también que los procesos y las sentencias eran “ilegítimas”, en cuanto radicalmente contrarias a los derechos fundamentales y a los más elementales Principios de Justicia.

Pero, pese a este nuevo instrumento legal, todos los procesos que se incoaron por los tribunales franquistas conservan aún su validez, que no su vigencia. Mientras todas esas sentencias no sean anuladas, los condenados no serán formalmente inocentes.

Queda pendiente, en consecuencia, la plena rehabilitación jurídica de las víctimas del franquismo, con declaraciones judiciales de «inocencia» de los condenados y la anulación de las sentencias que los condenaron injustamente. La respuesta del Estado debería consistir, precisamente, en proclamar legalmente la anulación de las sentencias dictadas en los procesos penales de los tribunales franquistas a través de los que se impusieron condenas de toda clase a los republicanos y demócratas españoles.

Se contiene también en esta proposición de ley la modificación del artículo 11 de la Ley 52/200/, al considerar que el Estado debe asumir un papel más activo en la localización e identificación de las víctimas y desparecidos a partir del golpe de estado de 1.936. La localización e identificación de las personas que murieron a partir de ese momento es un deber público que no puede dejarse ni única ni principalmente, a la iniciativa y esfuerzo de la ciudadanía, con independencia de la colaboración que, en todo momento, debe existir entre los poderes públicos y las personas o entidades más preocupadas y dedicadas a la recuperación de la memoria histórica.

Por todo ello se presenta la siguiente,

 PROPOSICIÓN DE LEY

Si no puedes visualizarlo correctamente puedes descargar el texto completo en el siguiente enlace.

Anuncis

Itineraris per la memòria històrica a Sant Adrià de Besòs, dissabte 7 de maig

El dissabte, 7 de maig de 2011, CCOO del Barcelonès Nord organitza un itinerari per la memòria històrica a Sant Adrià de Besòs (Barcelonès).

El punt de trobada serà l’estació de RENFE de Sant Adrià. Es visitaran el refugi antiaeri, llocs de la memòria obrera, com l’antic bar Matacàs i l’Ateneu Adrianenc, així com espais de la memòria industrial, com la fàbrica CELO o la històrica discogràfica Pulidor, entre d’altres.

Invitació

Per a assistir-hi és necessari que us inscrigueu enviant un missatge a uscob1@ccoo.cat.

Monarquía o República: esa es la cuestión. Francisco Ruiz Acevedo, AMHDBLL, en Ille-sur-Têt (França)

Transcrivim a continuació el discurs de Francisco Ruiz Acevedo, president de l’Associació per a la memòria històrica i Democràtica del Baix Llobregat (AMHDBLL), a la celebració del 80è aniversari de la proclamació de la II República espanyola, que tingué lloc el 17 d’abril a Ile-sur-Têt (França).

En nombre de la asociación que presido permitirme felicitar el ejemplo unitario y plural que representa la celebración de este acontecimiento en relación con el 80º aniversario de la II República y como homenaje  a los sobrevivientes de la lucha contra el fascismo tanto en España como en Francia y Europa. Esta importante concentración republicana será un referente a tener en cuenta. Es por ello que deseo expresar algunas reflexiones sobre el contencioso Monarquía o Republica.

Desde la transición la corrupción en España esta pervirtiendo la naturaleza y los fines de la vida política. La transición es un síntoma inequívoco del cierre en falso para alcanzar un sistema político democrático sin hacer una limpieza dentro de las instituciones franquistas. El caso del Juez Garzón es evidente y por ello es imposible una reconciliación teniendo decenas de miles de cadáveres en las fosas comunes. Debemos seguir exigiendo: Verdad, Justicia y Reparación para todas las victimas del franquismo. La transición no fue más que la restauración de la Monarquía borbónica heredada del franquismo en donde el monarca juro fidelidad a los principios del Glorioso Movimiento Nacional causante de la sublevación fascista contra la legalidad republicana y de una larga y sangrienta dictadura de casi 40 años.

Estamos asistiendo a un lento pero progresivo resurgimiento republicano y es imprescindible darle contenido, una respuesta para vertebrarlo y ello solo es posible si la ciudadanía participa en un proyecto que la implique: la memoria histórica, la búsqueda de alternativas, el recuerdo de la II República, todo ello es necesario pero insuficiente ante una ciudadanía que ha sido desmotivada y conducida a la desmovilización. La transición se va agotando victima de sus propios fracasos al no resolver los problemas de fondo que aún siguen siendo latentes en España. Hoy la Constitución ni los partidos se la creen. Hay que hacer pedagogía republicana para que millones de hombres y mujeres republicanos asuman esa tarea de saneamiento político y moral de la sociedad, que ejerzan de ciudadanos, y no de súbditos, con derechos y deberes.

Hay que concebir la República del siglo XXI como una forma de gobierno y como una serie de valores cívicos que impregnen esa forma de gobierno. Una República democrática ha de partir de la igualdad entre los ciudadanos y abolir todo tipo de privilegios como en la actualidad ostentan la casa real, la Iglesia y las organizaciones políticas y sindicales, entre otros muchos. Este es un país en que la libertad, la participación y la igualdad se encuentran mediatizadas a base de importantes subvenciones. Una República en donde la riqueza esté mejor distribuida y cumpla los derechos humanos.

Nos encontramos en un proceso de decadencia sin solución. Es un problema de estructura tanto política como económica. Para implantar una República hay que abrir un proceso constituyente. Este proceso ha de fluir de abajo arriba, donde la ciudadanía sea portadora y co-creadora del proyecto, que la gente sepa qué ejes contendrá esa futura Constitución: el cumplimiento efectivo de los derechos humanos, de la paz, de la federalidad, de la laicidad, entre otros.

Si se hace de abajo arriba, si se crea esa identidad republicana, unitaria y pluralista, llegará un momento en el que aumentará el voto en blanco, o se exija un referéndum, o se actúe desde los propios ayuntamientos. Ello no será un camino fácil pero acabará invalidándose la actual legislación. Entre todos debemos plantear una República democrática. Y democracia es igualdad, pleno empleo… ¿Eso es de izquierdas? No, no es necesario ser de izquierda para estar de acuerdo con una democracia consecuente. Este país ya ha tenido demasiados consensos, y hay aspectos de principios en los que es imposible un consenso. No debemos repetir los vicios de la transición. El mecanismo previsto en la Constitución no nos debe interesar. Si se plantease llegar a la República por esa vía, sería más de lo mismo.

Con un proceso de abajo arriba, la monarquía se debilitará. Hay que abrir un proceso constituyente de la sociedad, totalmente al margen – no digo contra – del aparato del Estado.  El concepto República está ligado a un contenido: igualdad social, democracia, ética, libertad, y eso es incompatible con la presencia de un soberano.

Somos un país que nunca ha hecho las transformaciones, porque todos los cambios económicos y sociales los han promocionado las minorías. Se nos han regalado las libertades, no las hemos conquistado. Las dos repúblicas se las tuvieron que ver con los poderes fácticos de la España eterna: capitalismo, oligarquía e Iglesia. Ambas se vieron presas de una tenaza: la gente quería que se resolvieran de inmediato los problemas sociales que venían de la noche de los tiempos. Ambas eran débiles. Por ello debemos basarnos en las lecciones de la historia y promover un proceso constituyente, para que la República sea querida, asumida y traída por los ciudadanos.

El movimiento de la memoria histórica es positivo y esta siendo un revulsivo ante la pasividad de la clase política. Pero está abigarrado, atomizado. Está muy bien recordar la II República como referente, pero hay que hablar de una República para el siglo XXI, justo para que la sangre de los que murieron por la República tenga sentido. Hay que abrir un proceso de ilusión que acabe con la apatía y desconfianza del pueblo y encontrar los puntos fundamentales que debemos transmitir a todos los ciudadanos y especialmente a las nuevas generaciones. En España hay demasiados que hoy están fuera de toda ética moral y política desde 1979, viviendo de los Presupuestos del Estado de forma indecorosa. En España se está llegando a situaciones limites en la que gente tendrá, tarde o temprano, que responder. ¿Hasta cuándo van a aguantar los ciudadanos que un 20% de la población se encuentren en el umbral de la pobreza y el desempleo afecte a un 40% de nuestros jóvenes?

De la transición se hizo virtud de la necesidad, para al final convertirse en un monasterio de virtuosos atrapados en los entresijos políticos y económicos del sistema, en el que algunos se han enriquecidos y otros muchos se han  profesionalizados como medio de vida y subsistencia.

 Hay que difundir los valores que representaba la República y esta concentración republicana será una ayuda inestimable para establecer un puente entre la República de ayer y la de mañana.

Gracias: Viva la República.

Paco Ruiz Acevedo
Presidente de la Associació per a la memòria històrica i Democràtica del Baix Llobregat
Web: www.memoria-antifranquista.com

Ille-sur-Têt  a 17 de abril de 2011

La Reparación de las Víctimas del franquismo, Carlos Jiménez Villarejo

Ponencia de Carlos Jiménez Villarejo en el acto organizado por la Comisión Cívica de Alicante por la Recuperación de la Memoria Histórica, el 25 de marzo de 2011.

 

“Hablamos de las famosas sentencias que
algunos querían declarar nulas” (R. Jáuregui)

 

Introducción

Las palabras de Jáuregui muestran claramente el miedo del actual Gobierno, de todos los Gobiernos democráticos, a afrontar decididamente una política pública de la memoria democrática que garantice plenamente los derechos de las víctimas de la dictadura. Las razones de ese miedo vienen de lejos, de la transición y de los primeros Gobiernos del PSOE. En 1986, con motivo del 50 aniversario de la sublevación militar, la Presidencia del Gobierno emitió un comunicado que concluía así: “Y recuerda además con respeto a quienes desde posiciones distintas a las de la España democrática, lucharon por una sociedad diferente, a la que también muchos sacrificaron su propia existencia”. La “sociedad diferente” era el golpe militar, la dictadura franquista y la planificación del terror desde 1936 hasta 1975. Habrían de pasar más de veinte años para que un Gobierno se atreviera a llamar a la dictadura por su nombre, como lo había hecho la ONU en 1946. Así lo hizo, pese a todas sus insuficiencias, la Ley 52/2007 que, además, proclamó la “condena del franquismo”. Y, complementariamente, la Ley incluyó una disposición derogatoria que, de forma expresa, priva de vigencia jurídica a aquellas normas represoras dictadas bajo la Dictadura por ser manifiestamente contrarias a los derechos fundamentales, desde los primeros Bandos de Guerra hasta la Ley del Tribunal de Orden Público, “con el doble objetivo de proclamar su formal expulsión del ordenamiento jurídico e impedir su invocación por cualquier autoridad administrativa y judicial”. Derogación que evidencia las carencias de la Constitución democrática de 1978 en cuanto no afrontó directamente la ruptura con el régimen totalitario anterior incorporando una norma como la que se aprobó veintinueve años después.

Todo ello refleja las debilidades de nuestra democracia por razón de la pervivencia en su seno, ciudadanos e instituciones, de ciertos rasgos de una cultura autoritaria. Por ello, dicha Ley solo alcanzó unos objetivos moderados-que luego analizaremos- y dominados por una cultura privatizadora de la memoria. Dice el Preámbulo que, entre otros, es cometido de la Ley proteger “el derecho a la memoria personal y familiar como expresión de plena ciudadanía democrática”. La consecuencia de este planteamiento ha sido un progresivo abandono de las reivindicaciones en orden a la plena rehabilitación moral, económica y jurídica de los vencidos y sus descendientes.

El pasado 9 de Febrero, en CCCB de Barcelona, en el marco de una Exposición sobre “Desaparecidos”, el profesor de la Universidad de Columbia (Nueva York) Andreas Huyssen mantenía: “¿Qué sería del movimiento internacional de los derechos humanos sin memoria de los campos de exterminio del siglo XX?”. Y reclamaba la necesidad de preservar “la dignidad de las víctimas, sus luchas y su destino”. Lo mismo puede decirse del genocidio franquista, de sus responsables y sus víctimas. Sobre todo, cuando aún persisten entre nosotros consecuencias gravísimas, dolorosas y punibles del genocidio, como son los desaparecidos. Y continúan considerados como culpables los condenados por las jurisdicciones represivas franquistas por un delito que jamás cometieron, el de rebelión militar. Y siguen sin ser plenamente rehabilitados los guerrilleros contra la dictadura, como última expresión del Ejército de la República. No en vano, el dictador aprobó una Ley el 22/12/1949 para recompensar a militares y guardias civiles, como “abonos de tiempo de campaña”, por la persecución de “partidas de rebeldes” a finales de 1944 en los que se calificaban como “Hechos de Armas”. La democracia aún no ha hecho un reconocimiento similar a los guerrilleros que sufrieron dicha persecución. Las víctimas ya no pueden esperar más y el Gobierno, las Administraciones públicas y los Tribunales están obligados a la satisfacción inmediata de sus derechos.

 

 

Si no puedes visualizarlo correctamente puedes descargar el texto completo en el siguiente enlace.

Los muertos no callan, exhumaciones en Aguilar de la Frontera (Córdoba)

Se acerca el final del sufrimiento para medio centenar de familias que tienen un ser querido en una fosa común en Aguilar de la Frontera (Córdoba). Después de 75 años, han recuperado los cuerpos y ahora se someten a pruebas de ADN para identificar a los fusilados. Una ONG y dos laboratorios son los artífices de este proyecto costeado con dos subvenciones del Ministerio de la Presidencia.

Entre mayo y septiembre de 2010, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Aguilar de la Frontera (Aremehisa), de Córdoba, ha conseguido exhumar cincuenta y cinco cuerpos de cinco fosas comunes en el cementerio municipal. Estos días se está acometiendo la segunda fase del proyecto: la identificación de los restos y la entrega a sus familiares. El lugar donde descansan momentáneamente los restos de los represaliados es un local en el mismo cementerio de Aguilar de la Frontera (13.000 habitantes). Es un improvisado laboratorio donde un equipo de antropólogos, arqueólogos y forenses ha logrado recomponer los esqueletos y saber a qué cuerpo pertenece cada hueso. Desde hace unos meses, las osamentas esperan en cajas de plástico a que las pruebas de ADN digan cuál es su nombre y su familia.

.. continua llegint la notícia publicada a la revista Interviu.

Font: Interviu

 

Podeu veure més informació de les exhumacions de fosses a Aguilar de la Frontera i les identificacions dels cossos mitjançant proves d’ADN al web de l’Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Aguilar de la Frontera (Aremehisa).

La filla pòstuma del milicià Miquel Pedrola vindrà a Barcelona per conèixer els qui han mantingut viva la memòria del seu pare. Barcelona, 11 de març

Amada Pedrola i Valero ha estat localitzada a França fa uns dies en el transcurs de la investigació realitzada per l’historiador Dani Cortijo arran de la pintada de la guerra civil descoberta a la Barceloneta.

cartell acte amada pedrola

El proper divendres 11 de març vindrà a la Barceloneta Amada Pedrola i Valero, la filla pòstuma del milicià Miquel Pedrola, mort al front d’Aragó l’any 1936. La trobada d’Amada Pedrola amb la seva família paterna tindrà lloc a la Biblioteca de La Fraternitat a les 18.30 h. L’acte comptarà també amb Dani Cortijo, l’historiador que ha dut a terme la investigació del cas Pedrola juntament amb Pino Suárez i els veïns de la Barceloneta que s’han unit per conservar la pintada.

Amada Pedrola va ser localitzada a la ciutat de Limoges (França) el passat 28 de gener, quan Dani Cortijo va rebre un mail en què la mateixa Amada es mostrava impressionada per tot el que s’havia fet al barri per preservar les lletres de la pintada. La filla pòstuma de Miquel Pedrola, absolutament commoguda, ha mostrat molt d’interès per conèixer aquells que s’han mobilitzat per mantenir viva la memòria del seu pare: “vull tornar a Barcelona i espero trobar-me amb una part del meu passat”. Pedrola explica que la seva mare, Maria Valero, li havia parlat del seu pare, li deia que havia estat molt valent, “però mai hagués pensat que encara seguís viu el seu record”.

Segons Cortijo “trobar la filla de Miquel Pedrola ha estat una gran emoció per ambdues parts i el colofó perfecte per acabar de tancar la investigació” Recorda Dani Cortijo que “ha estat una llarga recerca en què es partia gairebé des de zero, no hi havia gaires dades de Miquel Pedrola ni molt menys es tenia constància que tingués cap fill o filla”

Ja feia un parell de mesos que Cortijo i Suárez juntament amb els veïns de la Barceloneta i la neboda de Pedrola, van posar-se en contacte amb l’ambaixada francesa per tal de localitzar Amada Pedrola, amb qui mai havien tingut cap contacte. Finalment va ser una estudiant francesa que realitzava una tesi sobre les dones del POUM qui, a través del blog altresbarcelones.com, es va assabentar del rebombori ocasionat a la Barceloneta arran de la pintada. Aquesta va avisar Amada Pedrola de tot el que havia passat els darrers dos anys al voltant de la figura del seu pare.

El cap de setmana del 5 i 6 de març Amada, serà acompanyada per Cortijo, Suárez i la seva cosina Carmen en un viatge de la Barceloneta al front d’Aragó per conèixer els escenaris dels últims dies de vida del seu pare.

TROBADA AMB AMADA PEDROLA I VALERO
DIA: Divendres 11 de març 2011
HORA: 18:30
LLOC: Biblioteca La Fraternitat c/ Comte Santa Clara 8 (Barceloneta), BARCELONA
PARTICIPANTS:
Ma. Pino Suárez (historiadora i veïna de la Barceloneta)
Dani Cortijo (historiador iniciador de la recerca)
Carmen Pedrola (neboda de Miquel Pedrola)
Amada Pedrola (filla de Miquel Pedrola)

La trobada és oberta a tothom i comptarà amb l’assistència del veïns, es farà un passi de vídeos, hi haurà una exposició i finalitzarà amb un pica-pica.

Més informació al bloc Altres Barcelones
Informació sobre Miquel Perola

Signa en suport al Manifest de denúncia contra l’enderrocament dels murs del Penal de San Cristóbal/Ezkaba

L’informe “San Cristóbal/Ezkaba: Muros derribados para amurallar la memoria” és impulsat per diferents col·lectius que treballen en la iniciativa Autobús de la Memoria, a Navarra, al voltant de la memòria històrica de la guerra civil i la repressió franquista.

Es tracta d’un informe que serà presentat com a prova pericial en un recurs davant el jutjat núm. 2 del contenciós-administratiu de Navarra amb núm. de procediment 147/2010, amb motiu dels enderrocaments realitzats durant l’any 2009 pel Ministeri de Defensa en el Fuerte Alfonso XII, més conegut com a Cárcel de San Cristóbal, o Ezkabako Presondegia, situat a la conca de Pamplona, en el terme municipal de Berrioplano/Berriobeiti, i declarat Bé d’Interès Cultural pel Reial decret 1265/2001, de 16 de novembre, de 2001.

T’hi pots adherir al web http:www.autobusdelamemoria.org o enviant un missatge a sancristobaloroimenautobusa@gmail.com. La data límit és dilluns 7 de març, atès que aquesta setmana es presentaran públicament en el jutjat.

%d bloggers like this: