Entrades etiquetades com a ‘ fosses comunes ’

Documental “La voz a ti debida”, d’Antonio Girón, 19 de desembre a les 19h

19122012 Documental Golferichs

En el marc de l’exposició que s’està realitzant sobre les fosses del franquisme al Centre Cívic Casa Golferichs, el proper dia 19 de desembre a les 19h, es projectarà el documental “La voz a ti debida” d’Antonio Girón.
Aquesta pel-lícula recull una visió global sobre el debat entorn la memòria històrica, amb testimonis personals, i reportatges d’exhumacions científiques de fosses amb restes de represaliats pel franquisme.

Presenta: Enric Cama, Associació Catalana d’Expresos Polítics del franquisme.
Intervenció de: Manel Risques, Professor Titular d’Història Contemporànea a la UB.

Casa Golferichs, Gran Via, 491, Barcelona. Metro: Urgell.

Desenterrem el silenci al Castell de Montjuic, Sergi Bernal

Sergi Bernal
Inaugurem la mostra el dimarts dia 11 de desembre a les 11 hores, organitza el Memorial Democràtic , la mostra romandrà exposada fins al 22 de març i serà visitable de dilluns a diumenge de 10 a 18:30 h.

Una exposició fotogràfica en memòria de les víctimes de la repressió franquista.
Agost de 2010, el Grup de Ciències Aranzadi localitza uns casquets de bala i unes restes humanes a un indret dels “Montes” de La Pedraja. Es tracta d’una fossa comuna de desapareguts l’any 36. En exhumar la fossa, hi van trobar 104 restes. Sergi Bernal va documentar fotogràficament aquell treball. A peu de fossa, gràcies a un testimoni, es recupera la figura d’un mestre català desaparegut l’any 36 en aquelles terres, l’Antoni Benaiges, mestre d’escola del petit poble burgalès de Bañuelos de Bureba. Bernal va seguir la pista a aquest mestre progressista i innovador, molt estimat pels seus alumnes, que va ser torturat i assassinat pocs dies després de la sublevació feixista.
L’exposició consta de 32 fotografies, una reproducció de part de la fossa de 20 m2, facsímils i un audiovisual. L’exposició és gratuïta i l’entrada és lliure.
En contra de la política de l’oblit de l’actual Govern d’Espanya: Desenterrem el silenci. + informació del projecte.

Los muertos no callan, exhumaciones en Aguilar de la Frontera (Córdoba)

Se acerca el final del sufrimiento para medio centenar de familias que tienen un ser querido en una fosa común en Aguilar de la Frontera (Córdoba). Después de 75 años, han recuperado los cuerpos y ahora se someten a pruebas de ADN para identificar a los fusilados. Una ONG y dos laboratorios son los artífices de este proyecto costeado con dos subvenciones del Ministerio de la Presidencia.

Entre mayo y septiembre de 2010, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Aguilar de la Frontera (Aremehisa), de Córdoba, ha conseguido exhumar cincuenta y cinco cuerpos de cinco fosas comunes en el cementerio municipal. Estos días se está acometiendo la segunda fase del proyecto: la identificación de los restos y la entrega a sus familiares. El lugar donde descansan momentáneamente los restos de los represaliados es un local en el mismo cementerio de Aguilar de la Frontera (13.000 habitantes). Es un improvisado laboratorio donde un equipo de antropólogos, arqueólogos y forenses ha logrado recomponer los esqueletos y saber a qué cuerpo pertenece cada hueso. Desde hace unos meses, las osamentas esperan en cajas de plástico a que las pruebas de ADN digan cuál es su nombre y su familia.

.. continua llegint la notícia publicada a la revista Interviu.

Font: Interviu

 

Podeu veure més informació de les exhumacions de fosses a Aguilar de la Frontera i les identificacions dels cossos mitjançant proves d’ADN al web de l’Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Aguilar de la Frontera (Aremehisa).

Exhumacions de fosses comunes de la Guerra civil espanyola des de l’any 2000

La Sociedad de Ciencias Aranzadi col·labora amb diverses associacions per a la recuperació de la memòria històrica des de l’any 2000. Actualment duu a terme el projecte per realitzar una base de dades amb informació integral de les fosses comunes exhumades de la Guerra civil sota la direcció del Dr. Francisco Etxeberria Gabilondo, Professor Titular de Medicina Legal i Forense de la Universitat del País Basc. En aquest projecte hi col·laboren la pràctica totalitat dels tècnics i especialistes que han realitzat exhumacions al llarg dels últims anys.

Podeu veure un llistat detallat de les exhumacions de fosses des de l’any 2000 en el següent enllaç.

Amb anterioritat a l’any 2000, es van dur a terme a Espanya nombroses exhumacions que van ser realitzades sense suport institucional per part de les famílies de les víctimes. En llocs com Navarra, Soria, La Rioja, Palencia, etc., es van efectuar exhumacions de les quals no queda un registre en documents tècnics o pericials pel que resulta difícil el seu coneixement i avaluació.

Cerca de familiars dels afusellats en el barranc de la Bartolina (Calataiud)

Barranco de la BartolinaDes d’ARICO (Asociación por la Recuperación e Investigación Contra el Olvido-Memoria aragonesa) ens informen que el Ministeri de Presidència els ha concedit una subvenció per als treballs de localització de les fosses comunes de la guerra civil espanyola que es troben en el barranc de la Bartolina de Calataiud i en el cementiri d’aquesta localitat, per la qual cosa des de l’Agrupació de Familiars se sol·licita tota la informació possible sobre la localització dels enterraments així com dels noms dels quals segons la tradició oral se suposa que estan enterrats en aquest barranc i en el cementiri.

La col·laboració de tots els interessats que tinguin familiars desapareguts és de summa importància per tal que aportin tota la informació requerida per poder identificar el major nombre possible de desapareguts i poder posar els seus noms en el memorial que la DGA té previst posar en memòria de tots els assassinats i desapareguts en el barranc de la Bartolina i en el cementiri de Calataiud.

Si algú té coneixement d’on hi pugues haver algun enterrament al llarg del barranc i del cementiri de Calataiud o més informació d’aquest tema, pot posar-se en contacte amb:
A.R.I.C.O. Miguel Ángel Capapé: 669 37 99 54
Ajuntament de Calatayud: 976 88 10 13
Ajuntament d’Ateca: 976 84 00 05
Asociación Carrabilla: carrabilla@telefonica.net
Asociación 14 de abril de Ateca: 609 01 67 23
Nacho Moreno Medina, historiador: laciudadsilenciada@hotmail.com

Més informació al web d’ARICO.

“La revisión de la Ley 52/2007”. Exhumación de fosas, II Encuentro Marco jurídico y participación social

Ponència de Carlos Jiménez en les jornades “Exhumación de fosas, II Encuentro Marco jurídico y participación social”  que tingué lloc el 26 de novembre de 2010 a Saragossa.

Introducción

“El golpe de estado del 18 de julio de 1936 contra el Gobierno constitucional de la Segunda República, representado en Cataluña por el Gobierno de la Generalidad, dio paso a una larga y cruenta guerra civil que, en ambas retaguardias, se tradujo en un estallido de violencia que costó la vida a decenas de miles de personas. Especialmente entre los meses de julio y diciembre de 1936, se generalizaron las detenciones arbitrarias, las torturas, las ejecuciones extrajudiciales y las inhumaciones clandestinas”. Es uno de los posibles planteamientos globales de un problema central en la recuperación de la memoria democrática en España.

El reconocimiento de los desaparecidos no es en absoluto un fenómeno nuevo. Ya lo hicieron los golpistas, respecto de sus víctimas, desde el inicio de la sublevación. El 11 de Noviembre de 1936,  publican el Decreto nº 67, en que se reconoce oficialmente la existencia de “desaparición de personas”: Decía así: Consecuencia natural de toda guerra es la desaparición de personas, combatientes o no, victimas de bombardeos, incendios u otras causes con la lucha relacionadas, acaeciendo que, no obstante la certeza del óbito, la identificación de los cadáveres, ya por ser desconocidas las personas en el lugar en que su muerte ocurriera o por aparecer deformes o descompuestos, resulta labor imposible. Estas circunstancias, que motivaron últimamente el Decreto de 19 da mayo de 1923, demandan ahora con más intensidad la adopción de una medida análoga tendente a facilitar la Inscripción de ausencias, desapariciones o fallecimientos, con objeto de que las relaciones patrimoniales y familiares puedan normalizarse sin aquella demora que impondría la observación de preceptos notoriamente inadecuados en el presente caso. Disponiendo  “La inscripción del fallecimiento o la de desaparición de personas, ocurridas con motivo de la actual lucha nacional contra el marxismo, fueran o no aquellas combatientes, se verificará en el Registro civil del último domicilio, y si éste no constase en el de la naturaleza del individuo de que se trate, lográndose una u otra mediante un expediente que habrá de tramitarse ante el Juez de primera Instancia competente”. Posteriormente, se dicta la Orden de 1 de Mayo de 1940 (BOE 9/5/1940), firmada por Serrano Suñer) “sobre  exhumaciones e inhumaciones de cadáveres asesinados por los rojos”, término que en texto legal es sustituido por “horda roja”, labores que quedaron bajo el control de los Gobernadores Civiles que otorgaban los permisos correspondientes, ”para atender tan justas aspiraciones de los familiares de aquellos que gloriosamente cayeron por Dios y por España víctimas de la barbarie roja”.

La realidad de las personas desaparecidas, o mejor, detenidas y hechas desaparecer forzada o forzosamente es enorme y los datos aún no se conocen con exactitud. En el Auto de 16 de Octubre de 2008 del Juez Garzón (Sumario 53/2008, Juzgado Central de Instrucción nº 5) se cuantificaban en 114.266 personas, pero en el Auto posterior de 28 de Diciembre se situaban entre 136.062 y 152.237. Hace tiempo que la sociedad y, en particular, los familiares y descendientes de tantos miles de personas, ante tanto olvido institucional, comenzaron a reclamar y exigir justicia para esas víctimas planteando su localización, exhumación y dignificación. Porque, como se ha dicho recientemente, “el olvido es inadmisible, porque lo que se olvida es el sufrimiento acumulado”  que debe ser “rememorado” para  recuperar “la mirada de las víctimas”. Y las respuestas de los poderes públicos han sido, por lo general, tardías e insuficientes. Particularmente, la del poder judicial, con muy limitadas excepciones. Pero, pese a tantas dificultades y al camino que queda por recorrer, es evidente que se ha avanzado sobre todo en el proceso de dignificación de las fosas comunes donde permanecen los restos de tantas víctimas. No es en absoluto suficiente. Por ello, es urgente una reforma de la Ley 52/2007, de 26 de Diciembre, en cuanto el Gobierno (Art. 12.1) se limita a “facilitar… actividades de indagación, localización e identificación de las personas desaparecidas violentamente durante la Guerra Civil o la represión política posterior y cuyo paradero se ignore”. Sin perjuicio de cumplir los compromisos  de elaborar “un protocolo de actuación científica y multidisciplinar”,el “mapa integrado” de fosas así como “convenios de colaboración” en relación a la localización e identificación de víctimas, dando cumplimiento a las previsiones de los artículos 12 a 14 de la ley.

Pero, en cualquier caso, el Gobierno estatal está obligado a asumir un papel mucho más activo y eficiente del que describe el Art. 11 de la Ley, como de estricta “colaboración” con los particulares. Como decía el ilustre penalista Gerardo Landrove, ”a la desaparición siguen la tortura y la impiadosa ejecución extrajudicial;  así, la “desaparición” mantiene en secreto la suerte de las víctimas y la identidad de los victimarios, encubriendo su ejecución, al tiempo que la ejecución perpetúa el estado de desaparición. Se pretende, en definitiva, que al no haber preso, ni cadáver, ni víctima nadie puede ser acusado de nada”. Ante esta realidad, que se practicó de forma planificada y continuada desde las más altas instancias de los sublevados en 1936, el Estado no puede permitir por más tiempo  que la recuperación de dichas víctimas quede en manos de los particulares. Ya no puede seguirse planteando la respuesta legal como la  satisfacción de una “muy  legítima demanda de no pocos ciudadanos, que ignoran el paradero de sus familiares”, como se dice en el Preámbulo de la Ley. La evidente naturaleza delictiva de los hechos determinantes de las desapariciones lo impide. Y lo reclamaba implícitamente el Consejo de Europa: “El Gobierno español debe beneficiarse del pleno apoyo de la comunidad internacional para localizar y abrir las fosas comunes, cuyo número se estima en varios centenares, donde fueron enterradas en los años 30 las víctimas de los escuadrones de la muerte franquistas”.

Podeu accedir aquí al text complet.

Antígona, Manuel Vicent. El País, 31 d’octubre de 2010

Es muy dulce el sol de las ánimas. El día primero de noviembre la gente lleva al cementerio las flores carnosas de los pensamientos, pero debajo de esa luz suave que ilumina la memoria de los muertos, en España sigue vigente el mito de Antígona. Es todavía nuestra tragedia. Durante setenta años, desde el final de la Guerra Civil, decenas de miles de españoles están enterrados en cunetas y barrancos. Fueron vencidos, humillados, ejecutados y hacinados en fosas comunes. Todo el suelo de la patria está fermentado de cadáveres que aún siguen gritando como lo hicieron un segundo antes de recibir una descarga de plomo. Es el mismo grito, son las mismas lágrimas. Antígona sacrificó su vida por dar honrada sepultura a su hermano para que su alma no vagara sobre la tierra en busca de venganza sin encontrar reposo. Desde entonces existe la creencia de que es imposible la paz entre los vivos mientras no estén sosegados todos los muertos. El rito funerario está unido al primer acto de piedad que sintió el homínido, hace 130.000 años, y fue la señal de que el germen de la conciencia se había implantado en su cerebro. Este hecho religioso coincidió con la fabricación de la primera hacha de sílex, que sirvió para matar. Más allá de la Guerra Civil y de la política de uno u otro bando, el que después de treinta años de democracia y de libertad haya decenas de miles de cadáveres en sepulturas innominadas supone la degradación más evidente de una conciencia colectiva. Puede que las almas, cuando abandonan los cuerpos, vayan a formar parte de la energía universal y constituyan el espíritu de la materia o puede que se disuelvan en la nada, pero aquellas que un día animaron los despojos de los vencidos en la Guerra Civil están todavía presentes en la vida política alimentado odios y resentimientos, y también una piedad que viene de la noche de los tiempos. Durante millones de años los cadáveres quedaron a merced de las alimañas sobre la piel de la tierra. Hubo un momento en que un primate se dio cuenta de que eso mismo que hacían los buitres con las vísceras de otro, un día lo harían con las propias entrañas y decidió el primer enterramiento sagrado. Es muy cruel que familias españolas deban asimilar todavía las flores para sus muertos a un recuerdo envenenado.

Publicat a la contraportada de El País de diumenge 31 d’octubre de 2o1o, accediu aquí a l’article.

%d bloggers like this: