Entrades etiquetades com a ‘ Baltasar Garzón ’

Garzón denuncia al Supremo ante el Tribunal de Derechos Humanos por su causa del franquismo

CRISTINA ÓNEGA – MADRID 25.03.2011 – 09:57h

El juez Baltasar Garzón ha denunciado al Tribunal Supremo ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo por el proceso abierto contra él por el Alto Tribunal por un supuesto delito de prevaricación por declararse competente para investigar los crímenes del franquismo.

En la demanda del magistrado, se expone que el Supremo ataca o perjudica la independencia de los jueces, la libertad de interpretación de la ley y, por lo tanto, al Estado de Derecho, al dejar indefensas a las víctimas.

Garzón ha presentado la denuncia a través de Interights, una organización especializada en litigio internacional de casos de derechos humanos con sede en Londres. El Partido Popular ha calificado esta decisión del juez como una “garzonada” más.

El magistrado está suspendido de sus funciones en la Audiencia Nacional desde el pasado mes de mayo por su investigación sobre los desaparecidos durante la Guerra Civil y posterior dictadura.

Actualmente está a la espera de juicio por un delito de prevaricación que, según la legislación española, permite procesar a jueces por emitir resoluciones injustas.

Según ha informado Interights en una nota, Garzón cree que su procesamiento es una “amenaza para la independencia de los jueces” y para su función de investigar la responsabilidad por crímenes sistemáticos y generalizados.

También alega que es una amenaza para la protección de las víctimas en su derecho a la justicia, la verdad y la reparación.

“España viola el Convenio Europeo de Derechos Humanos”

En su denuncia del Tribunal Supremo ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, el juez Baltasar Garzón alega que el caso penal abierto contra él en España viola varias de las obligaciones del país según el Convenio Europeo de Derechos Humanos.

Según el comunicado de Interights, entre estas obligaciones está la de proteger la independencia judicial y la de proteger a los individuos de procedimientos penales sin fundamento.

En concreto, el procedimiento de Baltasar Garzón “pone de manifiesto las violaciones de la obligación de no someter a los individuos a procesos penales injustos per se”, de “someter a las personas a procesos solo sobre la base de normas penales claras y estrictamente aplicadas” y de “respetar la vida personal y el desarrollo profesional de los individuos y sus derechos a expresar opiniones judiciales”.

Una “clara amenaza” a la independencia judicial

Según expone Interights, el procedimiento de Baltasar Garzón por la causa del franquismo es un “enjuiciamiento injustificable de un juez por veredictos razonados de forma cuidadosa, y como respuesta a su intento de impartir justicia a las víctimas de las atrocidades del franquismo”.

En su demanda contra el Supremo en el Tribunal de Estrasburgo, Baltasar Garzón alega que su procesamiento “tiene múltiples repercusiones y representa una clara amenaza a la independencia judicial y a la función de los jueces a la hora de garantizar la responsabilidad por supuestos crímenes sistemáticos y generalizados”.

Font: rtve.es

Segueix tota la informació al respecte al Twitter de Cristina Ónega.

Anuncis

Contra la impunitat de la dictadura franquista. Concentració a pl. St. Jaume, 12 de març de 2011

Hem arribat ja a la recta final que condueix al judici oral al jutge Garzón en el Tribunal Suprem. Un judici contra un dels pocs jutges del Poder Judicial espanyol que ha gosat qualificar com a criminals els rebels, civils i militars, que s’alçaren contra la II República el juliol de 1936, així com la seva política d’extermini.

Aquests dies ens ha colpit la malaurada notícia del tancament “temporal” i trasllat del personal del Memorial Democràtic de Catalunya oficialment per l’incompliment de la normativa en matèria de seguretat. Tanmateix tot indica que darrera aquesta decisió hi ha una voluntat política de reduir el Memorial a la més mínima expressió. Per la qual cosa volem deixar constància del nostre més absolut rebuig a aquest tancament que pretén començar a desmuntar la recuperació de la memòria de forma institucional.

Per tot això la Plataforma contra la impunitat promou la concentració cívica unitària de dissabte 12 de març de 2011 a les 12 h a plaça Sant Jaume de Barcelona sota el lema “Contra la impunitat de la dictadura franquista. Justícia per a les víctimes i per al jutge Garzón”. La mobilització és convocada conjuntament per l’Associació Catalana d’Expresos Polítics, el Centre de Treball i Documentació (CTD), la Comissió Cívica per la Recuperació de la Memòria Històrica de Terrassa, la Fundació Alfons Comín, la Fundació l’Alternativa, la Fundació Nous Horitzons, l’Institut de Drets Humans de Catalunya (IDHC) i la Plataforma contra la impunitat.

L’acte comptarà amb les intervencions de Carlos Jiménez Villarejo, exfiscal anticorrupció, Teresa Duerto, fiscal de la Fiscalia TS de Catalunya, i David Bondía, director de l’Institut de Drets Humans de Catalunya (IDHC). A més a més hi haurà actuacions musicals i llegiran textos les actrius Carme Elías, Mariona Casanovas i Mónica López; i Enric Pubill, president de l’Associació Catalana d’Expresos Polítics del Franquisme. Es finalitzarà amb la lectura del manifest ”Contra la impunitat de la dictadura franquista” a càrrec de les escriptores, i membres de la Plataforma contra la impunitat, Rosa Regás i Carmen Domingo.

Les entitats convocants denunciem la paradoxal situació judicial que si la condemna al jutge Garzón es portés a terme, suposaria una denegació de justícia particularment greu per a les víctimes del franquisme que el jutge havia emparat; i en cert sentit, un segon enterrament de les persones desaparegudes; així com un major oblit respecte el segrest de milers de nens a l’època. Així mateix implicaria encara més obstacles front a la pretensió d’anul•lació de les sentències dels consells de guerra i d’altres jurisdiccions franquistes, com ara el TOP. Un menysteniment de la independència dels jutges en la seva funció d’interpretar les lleis i una conculcació del dret penal internacional, instrument indispensable per a oferir una protecció front a violacions dels drets humans.

Flyer Plataforma contra la impunitat

Des de la Plataforma contra la impunitat i atesa la inexplicable situació judicial i el retrocés en la recuperació de la nostra memòria històrica impulsem un nou manifest per a denunciar la manca de veritat, justícia i reparació per a les víctimes del franquisme. Sota el títol “Contra la impunitat de la dictadura franquista. Justícia per a les víctimes i per al jutge Garzón” s’ha redactat un manifest que ja han signat més d’un centenar de ciutadans i representants del món polític, social i cultural. Han donat el seu suport a la iniciativa exfiscal anticorrupció Carlos Jiménez Villarejo i l’exmagistrat i exprofessor de l’Escola Judicial Antonio Doñate, ambdós membres del grup d’experts encarregat de la recerca de fosses comunes i la identificació de les víctimes en el sumari contra els crims del franquisme promogut pel jutge Baltasar Garzón. Així com, entre d’altres, les escriptores Rosa Regàs i Carmen Domingo; els actors i actrius Joan Potau, Jordi Dauder, Mariona Casanovas i Rosa Nicolás; múltiples professionals del món universitari com ara Alejandro Andreassi, professor d’Història Moderna i Contemporània de la UAB; Joan Baucells, professor titular de Dret penal i coordinador de l’ensenyament de Dret i ADE+Dret de la UAB; Joaquim Lleixà, professor titular de ciència política de la UB; José Luis Gordillo, professor de Filosofia del dret de la UB; Juan Ramón Capella Hernández, catedràtic emèrit de Filosofia del dret, moral i política de la UB; o Neus González, professora de Didàctica de les Ciències socials de la UAB.

També s’hi han adherit diverses associacions, principalment de l’àmbit de la recuperació de la memòria, republicanes o sindicals, com l’Amical de Mauthausen, l’Associació per a la Recuperació de la Memòria Històrica de Catalunya (ARMHC), l’Acció dels Cristians per l’Abolició de la Tortura (ACAT), l’Associació Pro–Memòria als Immolats per la Llibertat a Catalunya, l’Associació per a la Memòria Històrica i Democràtica del Baix Llobregat, l’Associació Sabadell per la República, Ciutadans per la República, la Fundació Cipriano García – CCOO de Catalunya, el Memorial Democràtic Treballadors de SEAT i l’associació argentina H.I.J.O.S. Barcelona.

Tant el manifest com el llistat de signataris s’enviaran al Tribunal Suprem per tal de fer palesa la nostra disconformitat amb una acusació de prevaricació que només podria argumentar-se jurídicament en contra del TS pel seu menyspreu a les víctimes del franquisme.

Així mateix volem comunicar-vos que gràcies a la predisposició i suport desinteressats de nombroses persones i associacions recentment s’ha formalitzat la Plataforma contra la impunitat com a associació després d’un any de treball per mitjà de la seva inscripció al Registre d’Associacions de la Generalitat mitjançant resolució de 26 de gener de 2011.

 

Nota de premsa, en català.

Nota de prensa, en castellano.

“Un juicio al Tribunal Supremo” Carlos Jiménez Villarejo a El País, 23 de febrer de 2011

Se aproxima el juicio oral contra el juez Garzón y conviene recordar que el Gobierno español está pendiente de responder al requerimiento de la justicia argentina acerca de “si efectivamente se está investigando la existencia de un plan sistemático generalizado y deliberado de aterrorizar a los españoles partidarios de la forma representativa de gobierno, a través de su eliminación física, llevado a cabo en el periodo comprendido entre el 17 de julio de 1936 y el 15 de junio de 1977”. Evidentemente, la respuesta es la persecución penal del juez Garzón por el Tribunal Supremo (TS) bajo el impulso de los herederos del franquismo, precisamente por haber practicado, como estaba legalmente obligado a hacer, unas diligencias preliminares para esclarecer aquel plan y algunas de sus consecuencias, como las desapariciones forzadas y el secuestro de niños.

Este organismo ya ha errado al impedir investigar los crímenes de Franco y procesar en su lugar a Garzón

El TS deniega justicia y quebranta el derecho internacional

El TS debe saber que cuando inicie el juicio al juez Garzón, la conducta del propio TS también será sometida a juicio por los ciudadanos y la sociedad democrática. El pueblo le exigirá que obre con auténtica independencia -al margen de cualquier forma de jerarquización y corporativismo-, con imparcialidad -ya puesta en duda por uno de los jueces de propio Tribunal-, con buena fe, con fiabilidad y con acierto; porque todo ello está en duda desde que en abril de 2009 comenzó el proceso. Y de modo acorde con la Constitución y los valores democráticos, lo que en este caso representa, frente a lo que no han hecho hasta ahora, la rigurosa aplicación de los tratados internacionales respecto de los Crímenes contra la Humanidad.

El TS debe saber que estará bajo la mirada muda, doliente y desesperanzada de los familiares de las víctimas de la dictadura y de estas mismas. La mirada, entre otras, de los familiares de las 192.684 personas que, según las autoridades franquistas, murieron, la mayor parte de ellas fusiladas, en las cárceles entre 1939 y 1944; de los 1.717 fusilados en el Camp de la Bota de Barcelona entre 1939 y 1952, o de los 6.748 condenados por el Tribunal de Orden Público. Familiares y víctimas que contemplan, incrédulas, la total impunidad del pasado totalitario de España mientras desde otro país nos piden cuentas.

Y todos los ciudadanos que van a observar y valorar al TS durante el juicio al juez Garzón no olvidan que, objetivamente, el juez Varela y el TS han tomado posiciones, manifiestamente erróneas, para impedir la persecución del genocidio franquista y justificar así la persecución del juez Garzón.

Así lo acredita el reiterado rechazo a la perseguibilidad de dicho genocidio, consecuencia de la oposición por el TS a admitir los conceptos básicos que sustentan el Derecho Penal Internacional y justifican la persecución de dichos crímenes. Conceptos ya existentes en la Cláusula Martens de la Convención de La Haya de 1907 y que, tras la derrota del nazismo, estuvieron presentes en el Estatuto del Tribunal de Núremberg, en el Convenio de Roma de 1950 y en los Pactos de Nueva York de 1966, que obligan a su persecución si los hechos “en el momento de cometerse fueran delictivos según los principios generales del derecho reconocidos por la comunidad internacional”.

La dictadura franquista, intentando aproximarse a la comunidad internacional, asumió algunos de estos Principios incumpliéndolos reiteradamente. El dictador, en 1952, ratificó los Convenios de Ginebra de 1948 sobre la protección de prisioneros y civiles durante los conflictos armados, nacionales e internacionales, que prohibían “las condenas dictadas y las ejecuciones efectuadas sin previo juicio por un tribunal regularmente constituido y dotado de las garantías judiciales reconocidas como indispensables por los pueblos civilizados” (BOE de 26/8, 2/9 y 5/9 de 1952).

El juicio popular al TS tiene diversos fundamentos. Primero y principal, la decisión de admitir a trámite la querella de la organización ultraderechista Manos Limpias, que atribuía al juez Garzón la comisión de un delito de prevaricación, resolución que, según un organismo del Memorial Democratic de Catalunya, expresaba que aún pervivían en el TS “decisiones marcadas por un sesgo ideológico franquista” y “generaba una duda razonable sobre la imparcialidad del alto tribunal”.

Y porque el TS ha quebrantado el derecho internacional que regula las obligaciones de los Estados ante las desapariciones forzadas, ha reforzado la impunidad de dichas conductas y ha incumplido el deber de todo tribunal de proteger a las víctimas y proporcionarles la satisfacción adecuada a la gravedad de los delitos que se cometieron contra ellas y sus familiares.

El proceso penal contra el juez Garzón expresa, asimismo, la quiebra del principio de la independencia judicial y la criminalización de la libre interpretación de las leyes, además, de un preocupante posicionamiento del Poder Judicial dentro de la “lógica de los Estados”, “la lógica hobbesiana del poder”, frente a la “lógica de las víctimas”, abriendo una gran brecha en la confianza de los ciudadanos en los jueces que deberían tutelar y amparar sus derechos.

El transcurso del tiempo ha acrecentado la gravedad del problema que motivó las denuncias a finales de 2006. A finales de 2008, las cifras de desaparecidos ya llegaban a los 152.237. Y, según el informe más reciente de la Oficina para la Atención de las Víctimas de la Guerra Civil y la Dictadura, del Ministerio de Justicia, actualmente existen 1.097 fosas pendientes de actuación.

Ante esta terrible realidad, las “Asociaciones (denunciantes) para la Recuperación de la Memoria Histórica no pretenden solo identificar a los abuelos asesinados por el franquismo y darles una sepultura digna. De paso, quiéranlo o no, están haciendo un juicio político al franquismo, a la transición y a la democracia que, sucesivamente, ocultó, se desinteresó o tardó en entender el alcance de la responsabilidad en una democracia” (Reyes Mate). Y es por ello que el proceso contra el juez Garzón debe ser analizado como un juicio político al TS, que emprendió la persecución del único juez que se ha atrevido a calificar como criminales a quienes inspiraron y ejecutaron el golpe militar de 1936 y la subsiguiente política de exterminio, así definida por ellos mismos.

En consecuencia, como dijeron tres magistrados de la Audiencia Nacional, “la investigación a la que tienen derecho las víctimas según el derecho internacional, ha sido clausurada”.

Ello se ha traducido en una constante denegación de justicia, y de vulneración por el TS de los derechos constitucionales de las víctimas a la jurisdicción, a un proceso debido y a la tutela judicial. No ha habido víctimas más maltratadas, más olvidadas, más “invisibilizadas”.

Así lo expresa el rechazo del TS a las pretensiones procesales de dichas asociaciones, rechazo que tiene su máxima expresión cuando les reprocha de forma ofensiva “un manifiesto abuso de derecho”, exigiéndoles que se “abstengan de perturbar la jurisdicción del Tribunal Supremo”. ¡Qué muestra de arrogancia, que contrasta con la magnanimidad y benevolencia que han mostrado hacia la representación de la extrema derecha en dicho proceso!

Ante esta dramática situación, esperamos, pese a todo, que la sentencia respecto del juez Garzón sea la constatación de que, como dijo el jurista Ferrajoli, es verdad que: “¡Hay jueces en Berlín!”, en el sentido de que “debe haber un juez independiente que intervenga para reparar las injusticias sufridas y para tutelar los derechos de un individuo”, en este caso de dicho juez. Y que la sociedad pueda emitir al fin y al cabo un veredicto favorable al TS.

Carlos Jiménez Villarejo fue fiscal anticorrupción

Vegeu l’article publicat a El País.

Cap llei impedeix jutjar a Espanya els crims del franquisme, subratllen els juristes Slepoy i Jiménez Villarejo

Vídeo del col·loqui entre l’advocat argentí Carlos Slepoy, Premi Joan Alsina de Drets Humans, i l’exfiscal Carlos Jiménez Villarejo, sobre la Justícia internacional davant els crims del franquisme celebrat a Casa Amèrica Catalunya el 27 de gener de 2011.

L’advocat argentí Carlos Slepoy, un dels impulsors de la demanda davant un tribunal de Buenos Aires pels crims de la dictadura franquista, i Carlos Jiménez Villarejo, exfiscal Anticorrupció, coincideixen a apuntar a l’acció de la justícia internacional com a via vàlida per possibilitar la investigació d’uns fets que van suposar la desaparició forçosa d’almenys 115.000 persones i el segrest d’uns 30.000 nens de mares partidàries de la República espanyola. Són les dades que recull la causa que va impulsar el jutge Baltasar Garzón, avui apartat del càrrec acusat de prevaricar per aquesta iniciativa paralitzada pel Tribunal Suprem espanyol. “El franquisme va cometre un genocidi. És un crim de lesa humanitat que no s’ha d’incloure en la Llei d’Amnistia de 1977, plantejada per als delictes d’intencionalitat política” ha puntualitzat Slepoy en el transcurs d’una xerrada amb Jiménez Villarejo sobre la justícia internacional i els crims del franquisme celebrada a Casa Amèrica Catalunya i moderada pel director general de l’entitat, Antoni Traveria.

Continua llegint al web de Casa Amèrica Catalunya

Clam en solidaritat amb Baltasar Garzón i per la investigació judicial dels crims del franquisme (via Casa Amèrica Catalunya)

Casa Amèrica Catalunya ha acollit un intens acte en solidaritat amb el jutge Baltasar Garzón, apartat del càrrec per presumpta prevaricació en iniciar una investigació sobre les desenes de milers de desaparicions forçades i segrestos de nens durant el règim franquista. Els exfiscals José María Mena i Carlos Jiménez Villarejo; la periodista Montse Armengou; el president de l’Associació per a la Recuperació de la Memòria Històrica a Catalunya, Manel Perona, i l’advocat argentí, Premi Joan Alsina de Drets Humans, Carlos Slepoy, han assistit a la presentació del llibre “La solidaritat amb el jutge Garzón” i han carregat contra els jutges del Tribunal Suprem i el seu tarannà decimonònic. “Són hereus d’un comportament que prové del franquisme i de la reacció ultraconservadora del segle XIX”, ha dit Mena. “Naturalment que el franquisme perviu entre nosaltres. Encara hi ha més de 100.000 víctimes pendents de justícia”, ha subratllat Jiménez Villarejo davant de la dona de Garzón, Rosario Molina, i del secretari general  d’Iniciativa per Catalunya, Joan Herrera, presents a l’atapeïda sala.

Continua llegint…

La justícia internacional davant dels crims del franquisme i la solidaritat amb Baltasar Garzón, a debat a Casa Amèrica Catalunya

Us recordem que demà tindrà lloc l’acte a Casa Amèrica Catalunya en què intervenen, entre altres, Carlos Jiménez Villarejo, José María Mena i Carlos Slepoy

El dijous 27 de gener, a partir de les 18:30 hores, Casa Amèrica Catalunya acollirà una doble sessió centrada en la posició de la justícia internacional sobre els crims del franquisme i la resposta ciutadana de solidaritat envers el jutge de l’Audiència Nacional, Baltasar Garzón, apartat del seu càrrec per iniciar una investigació judicial d’aquells delictes. En la vetllada participaran, entre d’altres, l’exfiscal Anticorrupció, Carlos Jiménez Villarejo; l’advocat i Premi Joan Alsina de Drets Humans Carlos Slepoy, un dels impulsors de la querella pels crims del franquisme presentada davant els tribunals argentins, i l’exfiscal en cap del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya, José María Mena.

En primer lloc es presentarà el llibre “La solidaridad con el juez Garzón”, d’Editorial El Páramo. Carlos Jiménez Villarejo, un dels juristes més involucrats en la reivindicació de responsabilitats penals pels crims del franquisme, ha coordinat aquest volum, el qual recull escrits, comunicats, acords, articles, resolucions judicials, fotografies i una cronologia dels esdeveniments de la persecució contra el jutge Garzón. En paraules del mateix Jiménez Villarejo, aquest llibre “és l’expressió de la solidaritat cívica nacional i internacional amb un jutge, en Baltasar Garzón, perseguit penalment pel Tribunal Suprem d’Espanya per haver-ne exercit les funcions pròpies d’un Jutge d’Instrucció: investigar delictes”.

El llibre, entre altres documents, inclou l’acte del 16 d’octubre del 2008 pel qual Garzón obria la investigació judicial dels crims del franquisme i on es xifrava en 114.266 els desapareguts a Espanya entre 1936 i 1951. També uns 30.000 nens d’aquella època, fills de mares republicanes, van desaparèixer “legalment”, amb pèrdua de la seva identitat, encara pendent de recuperar 60 anys després. Garzón els considera víctimes d’un pla “sistemàtic desenvolupat amb voluntat criminal per tal que les seves famílies, considerades no idònies en no encaixar amb el règim, no tornessin a tenir contacte amb ells”.

En la presentació del llibre intervindran Ricardo González Mestre, d’Editorial El Páramo; Montserrat Armengou, periodista i documentalista de TV3; Manel Perona, president de la Associació per a la Recuperació de la Memòria Històrica de Catalunya; José María Mena, exfiscal en cap del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya, i el mateix Carlos Jiménez Villarejo.

Tot seguit, a partir de les 20 h, Carlos Jiménez Villarejo i l’advocat argentí Carlos Slepoy abordaran la posició de la justícia internacional envers els crims del franquisme en un col·loqui , organitzat conjuntament amb la Plataforma contra la impunitat i moderat pel director general de Casa Amèrica Catalunya, Antoni Traveria. En el debat s’aprofundirà en les perspectives de la querella presentada davant dels tribunals argentins sobre aquest assumpte. Carlos Slepoy, Premi Joan Alsina de Drets Humans 2009, guardó que impulsa Casa Amèrica Catalunya, és un dels propulsors d’aquesta iniciativa que apel·la a la intervenció de la justícia internacional.

“Es fonamenta en una idea completament assentada a la comunitat internacional per la qual les lleis d’amnistia o punt final no tenen validesa davant crims contra la humanitat o genocidi”, ha explicat Slepoy, que també considera “absurd” el fet que Espanya hagi exercit un paper “molt important” en la vessant judicial dels crims de les dictadures xilena i argentina i sigui incapaç d’actuar en els comesos durant el règim franquista.

 

Nota de premsa

Més informació al web de Casa Amèrica Catalunya: http://www.americat.net/

Palabras de Carmen Negrín, nieta del ex Presidente de la II República española. Presentación del libro de solidaridad con el Juez Garzón en París

París, 22 de enero 2011

España es una joven democracia.

Apenas han pasado 80 años desde que se inició el proceso de democratización con la segunda República, proceso que fue brutalmente interrumpido por una dictadura.

Esta joven democracia aún no tiene un jefe de Estado elegido por el pueblo y solo lleva 34 años con elecciones dignas de ese nombre.

Aparentemente, en ciertas áreas, la práctica de los nuevos derechos constitucionales, sigue en desarrollo y no todos han logrado adquirir reflejos democráticos.

Es más fácil destruir que reconstruir.

Solo así se puede explicar que todavía hoy en día, no se pueda abrir impunemente una investigación sobre los crímenes del franquismo como lo ha podido comprobar el juez Garzón, ni tampoco se pueda uno expresar libre y públicamente en contra de una decisión de los Tribunales sin arriesgarse a ser enjuiciado, como lo ha podido también comprobar el aquí presente, ex Fiscal Carlos Jiménez  Villarejo, quien, por fortuna, acabó ganando su caso este pasado jueves, tras meses de pesadillas.

En cualquier otro país democrático y en particular de Europa, pleitos así no hubieran sido posibles, simplemente porque los que denunciaron al Juez Garzón y a Carlos Jiménez Villarejo, la Falange y afiliados ideológicos, no tendrían una existencia legal, por ser partidos de carácter terrorista y excluyente, como lo han podido demostrar durante más de 40 años.

En España, se prohíbe Batasuna, pero no se prohíbe La Falange que perjudicó, en diferentes formas, a más de media España, es decir más de 10 millones de personas cuyo solo pecado fue el de ser republicanos. La Guerra de España fue especialmente cruel, pero la posguerra fue peor. Han dejado huellas y aun no se acaba el proceso de la transición, ni se cierran las llagas.

El caso del juez Garzón, que estamos hoy apoyando, es el mejor ejemplo de ello, para la gran vergüenza de España y para la gran tristeza de los descendientes de los exiliados, torturados, desaparecidos y asesinados.

Esperábamos otra respuesta por parte de los Tribunales a los cuales se sometió el caso de tan solo 113.000 desaparecidos de los 4 millones de represaliados con ficha, nombre y apellido; esperábamos ser escuchados al menos, una cierta humanidad. En vez de eso, acusaron al que pedía investigar.

Queríamos asegurarnos que España había cambiado, que las tentaciones neo-franquistas ya se habían alejado para siempre. Queríamos que el Estado mostrara más sensibilidad política, que se implicara en buscar a los desaparecidos, no que descargase de su obligación, dejando que asociaciones de voluntarios asuman las excavaciones en su lugar.

En vez de eso, todas las demandas fueron y siguen siendo  sistemáticamente “desestimadas” y suspendieron al Juez.

En el 36, los golpistas, con un cinismo característico, llamaron a los partidarios del gobierno legítimo “rebeldes” y los condenaron como tal; ahora los verdugos o sus descendientes, con el mismo cinismo, denuncian al único juez que se ha atrevido en más de 70 años a dar la palabra a las víctimas.

Extraño país donde se pueden escribir libros, hacer películas, organizar exposiciones sobre la Guerra, pero donde no se puede salir del ámbito cultural, donde no se puede entrar en el ámbito educativo y cuando se llega al plano político o legal, entonces las puertas se cierran.

¿Por qué las cierran? Dicen que por la supuestamente modélica Ley de Amnistía, pero en realidad, si pretenden respetar la letra, desde luego se han olvidado del espíritu de esa Ley cuyo objetivo era sacar a los presos políticos de las cárceles franquistas.

Se olvidan que hay convenios internacionales firmados por España que también deben de ser aplicados y que sobrepasan la Ley de Amnistía.

¡Cierran las puertas porque tienen miedo! Miedo que se abra la caja de

Pandora. Tienen miedo de remover el pasado, miedo que se reproduzca otro enfrentamiento, sin darse cuenta que cuanto antes se remueva el pasado, menos riesgos habrán de volver a un trágico desenlace como el que hubo y menos habrán de tener miedo.

Otros temen que se sepa lo que verdaderamente pasó. Parece que los viejos reflejos de la dictadura resurgen, apoyándose los unos a los otros para mantenerse y seguir con el mito de “fuerza y orden”, como para recuperar o mejor dicho conservar, pues nunca lo perdieron realmente, el poder indiviso, un poder que va a la par con la corrupción.

Por eso molesta el juez Garzón.

Además, si trascurre suficiente tiempo, no quedarán testigos, no quedarán querellantes.

¡Qué injusticia y que cinismo por parte de ciertos jueces cuya actitud es incompatible con un régimen democrático!

Pues en el fondo, no se trata de proteger la imagen de un Franco ya muerto y enterrado, enterrado además, en un Valle que es un monumental insulto a sus víctimas.

Se trata de entorpecer el avance de ciertos casos de corrupción como el caso Gürtel, una trama de corrupción político-económica, intrínseca al sistema heredado del periodo de la dictadura franquista e incompatible con la deontología de jueces como el juez Garzón.

Por eso, investigar los crímenes del franquismo sigue siendo tabú en España y por eso, por aberrante y anacrónico que parezca, obtener el derecho a la justicia para las víctimas del franquismo es actualmente inasequible. Por eso, para algunos es imprescindible apartar al juez Garzón.

Conviene precisar de quien estamos hablando. Estamos hablando de un juez que, en cumplimiento de sus funciones y con un alto concepto de la deontología, de la justicia y de los Derechos Humanos, logra la detención del dictador Pinochet, se enfrenta a los generales golpistas Argentinos, a Berlusconi, se opone a los EEUU por la guerra de Irak y la cárcel en Guantánamo. También acaba con el GRAPO y se enfrenta a ETA.

Estamos también hablando de nuestros bisabuelos, abuelos, padres y de nosotros mismos. Cuatro generaciones afectadas por un golpista dictador y sus secuaces.

Estamos hablando de 30 a 40.000 niños de republicanas robados, gracias a un sistema instaurado bajo el franquismo con la ayuda de la Iglesia católica, apostólica y Romana. En efecto, robaron los niños de muchas mujeres republicanas condenadas a la cárcel; en otros casos, esperaban que las condenadas a muerte dieran a luz para exterminarlas y en vez de entregar los recién nacidos a los familiares, los regalaban a gente del régimen en mal de niño, o los vendían, se hacía encubierto o directamente organizado por la Iglesia, pues ella mantenía los registros e inscribía a estos niños bajo falsas identidades. Este sistema de robo de niños evolucionó dando lugar a un fructuoso comercio que perduró hasta los años 90, afectando en su totalidad a más de 300.000 niños según investigaciones recientes. En tiempos del dictador, era la norma; después fue la excepción, siendo tan solo uno ejemplo de corrupción que perduró casi 15 años después de la instauración de la democracia y que nadie se atrevió a denunciar hasta muy recientemente.

Este ejemplo, constituye tan solo uno de los múltiples crímenes contra la humanidad que el juez Garzón pedía investigar y que dos influyentes grupúsculos de extrema derecha, la Falange y Manos Limpias, lograron impedir gracias al apoyo “objetivo” de varios jueces, llegando hasta la inculpación del Juez Garzón.

Nos topamos contra un muro. Seres humanos muertos, niños robados, 113.000 cuerpos buscados desaparecidos, echados en cunetas o en fosas, y todos los que no se buscan. Algunos dicen que ¿para qué remover el pasado? Nosotros decimos que para el futuro.

Quisieron impedir la justicia, quisieron deshacerse de Garzón, lo han logrado provisoriamente, pero solo provisoriamente.

Debemos y podemos actuar apoyando al Juez Garzón.

 

Carmen Negrín
Nieta de ex Presidente de la II República española
En el acto de presentación del libro de solidaridad con el Juez Garzón en París

%d bloggers like this: